Agresión en el transporte.

autobus

En una ocasión después de una entrevista de trabajo, estaba esperando el camión de colaboradores de la empresa, mientras esperaba, hablaba por teléfono con una hermana, cuando llego el camión, me forme en la fila de las mujeres (porque hacían dos filas, una de hombres y otra de mujeres), fui la última de la fila, entonces cuando intento subir, la persona encargada del transporte me dice: “¡hey fórmate!”, yo le conteste: “soy mujer”.

La reacción que tuvo fue de sorpresa y fuera de sí, y con una risa nerviosa, me dijo: “ay bueno, ¡súbete!” Cuando iba subiendo un “hombre” que estaba al inicio de la fila me dijo: “¡no! ¡no!” y mete su mano, y con su mano me empuja hacia atrás, también dijo algo así como “no antes que yo”,  no recuerdo bien que otras palabras dijo ya que yo estaba hablando por teléfono.

En ese momento me dijo mi hermana “¿qué pasa?” Y le explique lo que había sucedido. Y estaba indignada y enojada al igual que yo.

Después cuando obtuve empleo en otra empresa, sucedía algo parecido, y en una ocasión me abuchearon por subirme antes que las “mujeres” (y eso que llevaba falda), creyeron tal vez que era hombre. Después de un tiempo estas situaciones ya se iban aligerando. En ocasiones hablaba  con alguien que estuviera al lado para que escucharan mi voz de mujer, para que supieran que era “mujer”, y así no me dijeran algo y o agredieran.

En una ocasión un chico me cedió su asiento y su compañero puso una cara de confusión, y le dijo: “¿qué haces?” Y él le contestó: “es una chica”.

Como algo tan simple, subir a un camión, se puede convertir en momentos desagradables, tenía todos los días un poco de miedo a que se presentaran este tipo se situaciones. Después de un tiempo en esa empresa, y en otras, cambiaron esto de hacer dos filas, ahora subir al camión era conforme como  iban llegando, para mí fue un alivio, ya que no podía caber ni en la fila de “mujeres” (porque creían que era hombre, o la mayoría me leía así), ni en la fila de “hombres” ya que me verían raro porque  que  llevaba falda, y además muchos si me leían como mujer y sabían que ese era mi genero asignado.

Tal vez es una de las agresiones físicas más fuertes que he pasado. Por la homofobia, por ignorancia. Y como siempre no me defendí, por miedo, para no ser golpeada, para no llegar a algo más grande.

Anuncios

La Magia del encuentro

noche

 

Por MarIS

Un pensamiento que escribí para mi pareja, que también es intersex.

“Encuentros que parecieran imposibles, accidentes, coincidencias, detalles que nos fascinan” Alejandro Jodorowsky

El universo conspiro a nuestro encuentro, el escenario era perfecto; a la orilla del mar, dos almas se encontraban, sin saber que era lo que se esperaba, respirando la misma brisa, y tomadxs de la mano, que sorpresa, y nos fascinaba. Todo era magia, el pasado no existía, ni el futuro, el ahora, el mágico encuentro.

Tu piel blanca y suave, si, eras real, ahí estabas, valiente, espontanea. Tu voz que tantas noches escuche calmando mis ansias, si ahí estabas, dando todo sin esperar nada.

Noche mágica de grande luna y grandes olas y vino tinto en la garganta.

Agresiones en los baños

bano-intersex

Hoy fui a un baño público y entré al baño de mujeres, delante de mi iban dos “mujeres” (así entre comillas, porque no me consta que lo fueran).

Al entrar una de ellas se me quedó viendo fijamente y dijo con tono retador:

“¡A dónde vas  a Cagar!”

Me imagino que pensaron que era un hombre en el baño de mujeres, o también puede ser que simplemente se sintieran confundidas respecto a mi género, pero eso no les da derecho a decirme nada.

Ya estoy harta de los comentarios que me hacen cada vez que entro al baño de mujeres. Se me hacen ridículas estas situaciones, y lo peor es que son algo cotidiano. A veces simplemente lo dejo pasar, pero otras veces no estoy de humor para aguantar tanta estupidez.

¿Por qué siempre tienen que estar cuestionando? yo nunca me meto con nadie.

Esta clase de comentarios me parecen agresiones, y sí yo respondiera con la misma actitud, cuestionando su género, seguramente me responderían aun con más agresión. Muchas personas  creen que tienen el derecho de cuestionar el género de los demás. Y dan por hecho que no te vas a defender, si no, por el contrario, no lo harían.