Coincidimos en el tiempo

LM

Me gusta creer que las cosas pasan por algo, y que todas las experiencias difíciles que viví me llevaron a este momento de mi vida en el que me siento feliz, tranquila y en general en un estado de bienestar, que nunca creí posible.

Hace más de dos años conocí a mi pareja por internet, ella tiene una página donde brinda apoyo a personas intersexuales. Había leído historias de personas en su página y me identificaba con algunas situaciones que pasaban. Sospechaba que era intersexual, así que le envíe un mensaje para saber si había un grupo de apoyo.

En ese entonces tenía problemas de salud, mi cuerpo y mi mente estaban desconectados. No ahondare sobre eso. Solo quiero mencionar que ella me conoció en momentos muy difíciles. Y me ayudo a salir de ellos.

Desde que hablamos por primera vez ella se convirtió en una de las personas más importantes de mi vida, con ella podía ser yo misma, no tenía la necesidad de fingir nada. Sentí la confianza de contarle todo sobre mí, sobre las características de mi cuerpo, de los niveles altos de testosterona que producía mi cuerpo, de la discriminación que pasaba. Por lo que le conté, me confirmo que era intersexual. Sentí una sensación de alivio, cuando me lo dijo, pero por otra parte no lo podía creer. Me tomo mucho tiempo asimilarlo. Empezamos a hablar todos los días, hablábamos de muchos temas. Esperaba con ansias que llegara la tarde para hablar.

Yo vivía en el sur de México, y un día la invite a la ciudad donde vivía, me dijo que iría a visitarme algún día, realmente lo veía algo lejano, pero no paso más de un mes que me dijo que iría a verme. ¡No lo podía creer! Me envío una imagen del boleto de avión, y me dije: si va enserio.  No podía creer que hiciera ese viaje para verme. Me sentí feliz y nerviosa por conocerla en persona.

Hasta este momento, sinceramente no creí que se diera algo entre nosotros, en algún momento fantaseé con la idea, pero nada más, hasta llegue a pensar qué si por algún motivo ya no seguíamos en contacto, no me importaría, de cualquier forma, sería una de las pocas personas especiales con las que había coincidido en mi vida.

Se llego el gran día, fui por ella al aeropuerto, cuando la vi venir fui a su encuentro y nos estrechamos en un abrazo. Me quedé sorprendida, no era como ella se describía físicamente, era por mucho más bonita, ella no acostumbraba enviar fotos y yo nunca le había pedido una.

Llegamos al departamento donde vivía, dejamos el equipaje y nos fuimos a la playa, recuerdo que esa noche había luna llena. Estando en la playa, me preguntó: “¿Puedo tomarte la mano?” yo no conteste solo tomé su mano entrelazando los dedos, y le dije: “qué bueno que estas aquí”, enseguida la abracé de costado, seguimos platicando y estábamos tan cerca una de la otra que de repente la besé y ella me correspondió. ¡Fue genial! No podía creerlo, parecía que estaba en un sueño. Un hermoso sueño, lo mejor es que era realidad.

Unos días después cuando estaba en mi trabajo, hubo un momento que pensé que estaba haciendo algo mal o ¿Tenía miedo al cambio, miedo a ser feliz, o sería que ya me había programado para estar sola? Y ahora llegaba ella a mí vida. Así que me dije a mi mismx: la vida es muy corta, vive el ahora. Ya nunca volví a dudar.

Pasamos una semana increíble juntos, fuimos a lugares hermosos del caribe. Me sentía tan feliz, la veía muy feliz. Oficialmente nos hicimos novias. Ella me había dicho que no podía cambiar de lugar de residencia tan fácilmente, y yo pensé: “me voy con ella”, aunque no se lo dije. Se regresó a su ciudad, cuando se fue, sentí un vacío, aunque fue solo momentáneo. Hablábamos por teléfono todos los días, así sentía su cercanía.

Regresó en menos de un mes a verme, pasamos Navidad y Año Nuevo juntos lo cual significo mucho para mí. Estuvimos conociéndonos más. También conocimos más lugares del caribe, realmente la pasamos genial. Lo pasamos como si fuera nuestra “Luna de Miel”

Las dos compartimos el gusto por los viajes. Así que estuvimos planeando un viaje a Chile, para conocer a su amigo Ale, que ahora es uno de mis mejores amigos también, renuncié a mi trabajo y le pedí a un hermano me financiara mi viaje a Chile.

Cuando llegamos a Chile, Ale y su familia, nos recibieron con mucha alegría, él nos llevó a varios lugares históricos importantes de la ciudad, también tuvimos la oportunidad de ir a Valparaíso, un lugar hermoso también. Estuvimos 15 días de estancia en el país. En este entonces aún estaba un poco enferma, estaba en tratamiento, y el viaje me ayudo a recupérame más rápido, gracias al cuidado de mi novia y de mi amigo Ale.

Después de estas vacaciones. Me mudé a vivir cerca de la ciudad donde vivía mi novia, conocí a su familia. En poco tiempo conseguí un empleo afín a mi carrera, renté un cuarto. Así poder vernos casi todos los días. A veces yo me quedo a dormir en su casa y a veces ella en la mía, es como si tuviéramos dos hogares.

Me siento afortunada de que se hayan dado las circunstancias para que coincidiéramos, feliz de que también las buscamos. Desde que empezábamos a conocernos, no había necesidad de dar explicaciones sobre nuestros cuerpos, más bien tuvimos la confianza de contarnos como eran. Cuando tuvimos intimidad no hubo miedo al rechazo, todo se dio de manera natural y fluida.

Ahora sé lo que se siente ser correspondida en el amor. Estoy agradecida de poder compartir mi tiempo con una gran persona, y por el cariño y cuidado de mi nueva familia, somos afortunadas por el apoyo de la familia, su apoyo ha sido esencial para lograr cambiar los hábitos que me causaban estrés y sufrimiento. También me siento afortunada de formar parte de una gran comunidad de personas intersex.

Hemos tenido altibajos, pero la gran mayoría del tiempo nos llevamos muy bien. A veces tenemos temor de ser discriminados y/o agredidos, por ser una pareja no típica. Aunque generalmente pasamos por una pareja heterosexual, algunas veces hemos recibido discriminación por la homofobia, por lo tanto, tomamos nuestras precauciones cuando estamos en lugares públicos, para evitar agresiones.

Estoy feliz que hallamos coincido en esta vida.

Anuncios

Un comentario en “Coincidimos en el tiempo

  1. Pingback: Coincidimos en el tiempo – Brújula Intersexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s