Encuentros y desencuentros: experiencias de pareja cuando eres intersex y andrógino

Orquidea

Cuando nace un bebe intersexual, en particular con diferencias genitales u hormonales, uno de los prejuicios que surge en los doctores y padres es que a ese bebé cuando crezca le será difícil tener una pareja, o peor todavía, tienen la firme creencia de que, cuando crezca, no podrá tener relaciones sexuales, obviamente refiriéndose al coito heterosexual, el cual piensan es la única posibilidad de experimentar la intimidad. Y esta es una de las justificaciones, entre otras, para realizar las “cirugías normalizadoras” y/o terapias hormonales en bebés, niñxs y adolescentes, todo con el objetivo de que ese bebé tenga una apariencia típica y claramente femenina o masculina. Esto ya lo han mencionado muchas personas intersexuales en sus historias e investigadores sobre el tema.

Es cierto que algunas personas pueden ser crueles y abusivas al saber que su pareja cuenta con una variación intersexual. Pero también es cierto que hay personas que se sienten orgullosas y felices de estar con su pareja intersexual.

Carlx Is nació con Hiperplasia Suprarrenal Congénita, nació con diferencias genitales, niveles de testosterona considerados muy altos para una mujer típica, y fue asignadx niña debido a que cuenta con cromosomas XX, afortunadamente no fue intervenido quirúrgicamente, aunque sí hormonalmente en un intento por feminizar su apariencia. Carlx cuenta con una apariencia considerada andrógina, a veces las personas lx leen como hombre, y a veces lx leen como mujer. La identidad de género de Carlx es no binaria, aunque cabe aclarar que las personas intersexuales, al igual que todas las demás personas, pueden identificarse como mujeres, hombres o con algún género no binario. Carlx utiliza pronombres tanto masculinos como femeninos dependiendo de la situación en la que se encuentre, por ejemplo, como en sus documentos oficiales dice que es una mujer, en su trabajo usa pronombres femeninos, pero en su vida cotidiana se refiere a si mismx indistintamente con pronombres tanto masculinos como femeninos.

En esta ocasión Carlx nos cuenta sus experiencias en las relaciones de pareja y cuando tuvo intimidad con alguien por primera vez.

“En la adolescencia tuve algunas parejas, tanto hombres como mujeres. Con los hombres nunca llegué a tener intimidad ya que no puedo tener penetración y me daba miedo que me rechazaran, y con las mujeres nunca se dio la oportunidad y también tenía un poco de miedo al rechazo por ser diferente. Con mis parejas mujeres nunca recibí discriminación ni comentarios negativos debido a mi apariencia andrógina, pero mis parejas hombres constantemente hacían comentarios como: “pareces hombre”, “arréglate más porque mis amigos creen que ando con un hombre”, “deberías maquillarte y dejarte crecer el cabello”, etc.

Tenía alrededor de 30 años cuando conocí a una chica trans por internet, comenzamos a escribirnos por algunos meses, después de un tiempo vino a visitarme, estuvimos conviviendo, nos atraíamos mucho y tuvimos algo de intimidad. Nunca hubo algo serio entre nosotrxs, pero fueron momentos agradables. Al final quedamos como amigos, aún continuamos escribiéndonos, ella vive en otra ciudad.

Tiempo después tuve un trabajo donde conocí algunos chicos y chicas que estoy segurx de que les gustaba, ¿Cómo sabía que les gustaba? Porque me hacían cumplidos y otros directamente me dijeron que les gustaba y me invitaban a salir. Algunos eran chicos gay o mujeres heterosexuales y no parecía importarles que fuera legalmente una chica. Algunos me parecían atractivos, pero no quise involucrarme con nadie del trabajo.

Debido a mi apariencia andrógina les he llegado a gustar a mujeres heterosexuales y a hombres gay que al principio creen que soy un hombre típico, también les he llegado a gustar a mujeres lesbianas y a hombres heterosexuales, que piensan que soy una mujer típica. Mis documentos dicen que soy una chica, así que algunas veces las personas se enojan o asustan cuando se enteran que en realidad no soy un hombre, pareciera como si se sintieran “engañados”.

Tiempo después, conocí a una chica intersexual, también la conocí por internet, (gracias al proyecto Brújula Intersexual) platicamos por un año, nos hicimos amigos, compartimos fotografías y nos gustamos, decidimos que era momento de conocernos y quedamos de vernos en otra ciudad. Nos hospedamos en un hotel, y desde la primera noche tuvimos intimidad, fue una experiencia muy satisfactoria, fue mi primer contacto con otra persona intersexual, me gustaba el hecho de no tener que dar explicaciones sobre mí cuerpo. Por un tiempo seguimos escribiéndonos, pero debido a que vivíamos muy lejos uno del otro, quedamos como amigos.

Después en el trabajo, conocí otras personas que querían salir conmigo, pero yo seguí sin querer involucrarme, en parte por miedo a que con el tiempo otras personas en mi trabajo se enteraran de mi cuerpo intersexual, y eso pudiera hacerme blanco de discriminación y violencia, trabajaba en una empresa muy grande en el área de producción, y frecuentemente recibía críticas debido a mi apariencia masculina, algunas personas me agredían porque pensaban que era lesbiana y otras simplemente me molestaban por mi apariencia.

 A los 32 años conocí a otra chica intersex, nos conocimos en una ciudad turística muy bonita, comenzamos a conocernos como amigos, nos gustamos y después de unos días, nos dijimos lo que sentíamos el uno por el otro. Empezamos a conocernos más, y cuando vino a visitarme le propuse que fuera mi novia, ella acepto. Disfruté mucho los momentos que pasamos juntos, desde tener intimidad con ella, compartir experiencias y más. Estuvimos juntos por 6 meses, y fue una experiencia muy bonita.

En ese entonces le gustaba a un chico en el trabajo, era muy guapo, me lanzaba indirectas y me invitaba a salir. No quise salir con él porque tenía pareja y estaba enamoradx, cuando terminamos mi ex y yo, él me seguía invitando a salir, me gustaba, pero decidí no salir con él porque era hombre y la mayoría de los hombres tienen prejuicios sobre cuerpos como el mío ya que no puedo tener penetración, además era compañero del trabajo y no me gusta salir con personas del trabajo por lo que comenté anteriormente.

Hace unos meses conseguí otro trabajo en una empresa donde hago el aseo, un chico gay que tiene poco tiempo trabajando ahí, comenzó a tener detalles conmigo, me regalaba cosas y me hacía cumplidos constantemente, en un principio él creyó que yo era hombre. Un día, otro compañero me llamó por mi nombre [de mujer], él estaba cerca, y vi la reacción en su cara de sorpresa y confusión. Después de eso, por un tiempo dejó de hablarme y de tener detalles conmigo, pero después de unas semanas al parecer aceptó que era una chica y continúa teniendo detalles conmigo y haciéndome cumplidos. Sin embargo, yo prefiero no involucrarme, y agradezco sus atenciones, y creo que podemos ser buenos amigos. Hay otras chicas que me llaman la atención en el trabajo me hablan mucho, me sonríen y me hacen cumplidos, son el tipo de chicas que me gustan, son muy bonitas, aunque la verdad no sé si todas piensen que soy hombre o mujer.

Hace unos meses fui a un restaurante con mi familia, una de las chicas que estaban en la mesa de enfrente, que me gusto, me miraba y me sonreía y yo le regresaba la sonrisa, disfrute mucho ese momento, no dejaba de voltearme a ver.

Empecé a notar estas cosas cuando fui teniendo más seguridad en mí mismx, cuando comencé a aceptarme y gustarme tal cual soy, creo que la clave es tener seguridad en ti mismo, saber que la felicidad está en uno mismo, y no en una pareja, puedes ser feliz o infeliz con pareja o sin pareja.

Conozco a personas intersex que además tienen una apariencia andrógina, y debido a esto se sienten inseguras, creen que por su apariencia no le gustarán a nadie, pero yo creo que es al contrario, al tener una apariencia andrógina tenemos más posibilidades. Siempre hay nuevas oportunidades, si pasa algo bien y si no también. Puedes gustarle a todo tipo de personas con todo tipo de preferencias, no te cierres a las posibilidades, tal vez en una de esas, el amor llegue a tu puerta, ten seguridad en ti mismo, se autentico y veras que todo cambia. Alégrate por otras personas que ya han tenido pareja o intimidad, tener celos no sirve de nada. Si cambias ese punto de vista, y te alegras por otras personas créeme que te puede pasar a ti, pero hazlo sin esperar nada a cambio, el simple hecho que te de gusto por otro es muy poderoso y que sientas esa alegría en tu interior porque a otra persona le vaya bien es muy enriquecedor, en cambio tener celos o envidia de los demás y lástima por ti mismo, te hace una persona pobre en sentimientos y negativa.”

Espero que la historia y experiencias de Carlx puedan ser de ayuda a otras personas intersex y andróginas, para que sepan que no están solas y que muchas otras personas viven con los mismos miedos e inseguridades, y que estos pueden ser superados.

Cabe mencionar que Carlx tiene el apoyo de su familia, su familia acepta su orientación sexual y su identidad de género no binaria. El apoyo familiar puede ser una gran ventaja, a diferencia de una persona que no cuenta con ningún tipo de apoyo, o que sus padres son homofóbicos o transfóbicos, o personas con mentes muy cerradas.

Carlx también ha desarrollado la habilidad para saber con quién involucrarse sentimentalmente y con quién no. Ya que como mencionaba, algunas personas pueden ser crueles y aprovecharse de la condición de su pareja intersex.

Anuncios

Discriminación en centro comercial.

 

Solo ser

Las personas leen mi apariencia según su punto de vista. Es común que sientan confusión sobre mi género, y algunas veces no sepan descifrar si soy hombre o soy mujer, otras dan por hecho que soy hombre y otras dan por hecho que soy mujer, sin siquiera cuestionarlo.

No quiero vestir “como mujer”, tampoco quiero vestir “como hombre”, ni me identifico como tal. Solo me gusta cierta ropa y la uso, sin importar como me vaya a leer la gente.

¿Cómo me idéntico? Sin género, otras veces como género fluido.

Ahora narraré una experiencia que me sucedió cuando regresaba de visitar a una amiga intersexual de Colombia.

De regreso a México, hicimos escala en Panamá. La escala era de varias horas, así que, si nos dábamos prisa, podríamos ir a un centro comercial o al canal de Panamá. Después de pensarlo un poco, decidimos ir a un centro comercial, ya que nos dijeron que la ropa es muy barata en Panamá.

Entramos a tiendas de ropa y zapatos nos probamos algunas cosas. En las primeras dos tiendas, no hubo problema al entrar al vestidor de mujeres, pero si en la tercera tienda a la que entramos, y que fue la última por lo que sucedió. Tomamos alguna ropa que nos gustó y nos dirigimos a los vestidores de mujeres – no quise ir al probador de hombres porque estaba en otro piso, y teníamos poco tiempo. Mi acompañante iba delante de mí y paso sin ninguna dificultad al vestidor. Cuando yo iba a entrar, y me topé con la empleada que atendía el vestidor, me dijo: “dale la ropa a tu amiga”, le contesté: “me la voy a probar”, entonces, viéndome de pies a cabeza, me dijo: “no puedes entrar al vestidores de mujeres”, tenía una expresión de burla en su cara y una leve sonrisa. “Soy mujer”, le dije. En ese momento, me arrebato la ropa de las manos, sentí mucho enojo, había una fila de mujeres detrás de mí y todas se rieron al presenciar todo. Debido a esto, aumento mi enojo, sentí que me humillaban. Me sentía confundida y alterada por la ira.

En eso mi acompañante, al ver que no entraba al vestidor regresó y preguntó: “¿Qué pasa?”, a lo que solo dije, “Vámonos”, y la tomé de la mano y la jalé a la salida, caminando rápidamente. “Espera, ¿Qué sucede?”, me dijo mi amiga. Yo estaba enfurecida por la situación, y aventé la ropa que tenía aún en la mano, luego le arrebate a mi amiga la ropa que tenía en sus manos y la aventé. Me dirigí a la entrada para pedir que nos devolvieran nuestras mochilas que habíamos dejado en la paquetería de la tienda. En ese momento, se me ocurrió tomar mi pasaporte e ir a demostrarle a la empleada del vestidor que estaba cometiendo un error y una injusticia, quería demostrarle que según mis documentos oficiales yo era mujer.

Así que tomé mi pasaporte, y sin decir nada a mi amiga, me dirigí rápidamente al vestidor y le dije, “¡aquí está mi pasaporte!”, con voz fuerte y molesta, “¡véalo bien!, ¡vea mi nombre!”. Lo miró, y seguía pensando que le estaba mintiendo, enseguida llamo al encargado, y le dijo, “Mira, dice que es mujer”, entonces el encargado tomo mi pasaporte y dijo: “no sé qué hacer en estos casos”, entonces la empleada dijo al encargado que llamara al gerente.

Para ese momento, yo no estaba dispuesta a que vinieran más personas y todo se hiciera un escándalo, así que le dije, “deme mi pasaporte”, con voz fuerte y molesta, me lo dio, regresé con mi amiga, tomamos nuestras partencias y salimos de la tienda.

 

Recordar y plasmar lo sucedido en esta experiencia aún me causa un poco de tristeza, ya no me causa enojo. No me gusta volver a recordar. Sin embargo, lo hago con la finalidad de que este testimonio pueda ayudar a quienes pasen por situaciones como esta, que sepan que no están solxs y que muchas personas pasamos por lo mismo.

En esos momentos mi mente estaba confundida por la ira, sé que no actué correctamente. En ese momento podría justificar mi ira y mi acción violenta para con mi amiga, al arrebatarle la ropa y hablarle mal, cuando ella ni siquiera sabía lo que había sucedido, pero en ese momento podía sentir tan sólido el derecho a sentirme ofendida. Ponerme en una postura de víctima. Fue un error. Además estábamos en otro país, me puse en peligro a mí misma y a mi acompañante al estar aventando cosas por la tienda, y porque prácticamente le grité a la empleada y todo estuvo a punto de volverse un escándalo.

Lo ideal es ser asertivo, pero ¿cómo ser asertivo en estas situaciones?

En situaciones como ésta, es complicado ponerse en el lugar del otro, a menos que hayas trabajado esa habilidad. Ahora entiendo que la empleada estaba en posición de cuidar a las mujeres que entraban al vestidor, esa era su intención, y aunque no tuvo porque actuar así, en ese momento me leía un como hombre, y por tanto como un posible peligro si entraba al vestidor de mujeres. Pero al enfrentarnos a situaciones así, donde nos agreden de alguna manera, no se justifica que actuemos de la misma manera, porque la agresión y la violencia solo lleva a más violencia. Con respecto a mi acompañante, no fue justo ni correcto que actuara agresiva con ella porque ella solo quería ayudarme, y en realidad no sabía lo que sucedía.

Definitivamente actuar con ira no sirve en absoluto, porque te causa daño a ti y a quienes te rodean. Tampoco es correcto no hacer nada al respecto, porque no logras ningún cambio. Además, al reprimir todo se va generando un cúmulo de emociones como la ira, tristeza, frustración o deseos de venganza, que en cualquier momento pueden emanar.

Es importante actuar de manera tranquila, y así, poder decidir cual es la mejor forma de actuar en un momento determinado.

También es importante identificar instituciones de Derechos Humanos y organismos contra la discriminación en tu país. Se sabe que muchos actos de violencia y discriminación no se denuncian por miedo, vergüenza, y, muchas veces, por falta de eficacia en algunos organismos. Sin embargo, me parece que es lo mejor que se puede hacer en este tipo de situaciones. Algunas veces, estos organismos son federales, y al haber denuncias por discriminación contra un establecimiento, estos organismos pueden tomar acciones como imponer multas u obligar al establecimiento a tomar medidas para que esto no vuelva a suceder.

Gritar y enojarnos, en realidad no soluciona nada, incluso puede empeorar las cosas, pero mantener una actitud tranquila, decir lo que tenemos que decir de manera calmada sin alterarnos y denunciar si puede generar cambios importantes.

Cuando vivas un evento de este tipo, siempre asegúrate de investigar el nombre de las personas implicadas, del establecimiento, y recabar toda la información posible para poder armar tu denuncia de la manera más completa que puedas.

Una charla con Carlx (persona intersex y andrógina): Experiencias laborales

Hace tiempo que conozco a Carlx – que también es una persona intersex y con apariencia andrógina -, desde que le conocí me identifique mucho, porque hay situaciones que vivimos que son muy parecidas. Por ejemplo en los trabajos, en los baños públicos, y en general en la vida cotidiana. Cuando nos reunimos, nos gusta platicar y compartir consejos que nos ayuden a saber cómo responder a preguntas incomodas que nos hacen las personas, y para saber cómo llevar las situaciones desagradables de la vida cotidiana, y cómo manejar el enojo que puede surgir cuando nos enfrentamos con estas.

La última vez que platicamos, me contó algunas de las experiencias que vivió últimamente en su trabajo.

Experiencia 1:

** Cabe señalar que Carlx fue asignado mujer al nacer y en su vida cotidiana toma el rol de mujer, aunque debido a sus experiencias cotidianas, actualmente no se identifica ni como hombre ni como mujer.

Carlx: Mi supervisor en el trabajo, siempre da por sentado que soy lesbiana, y siempre busca molestarme y “ponerme en evidencia” con sus comentarios. En una ocasión me dijo: “Me habías dicho que tenías novia”. Y yo le respondí: “Yo nunca te he dicho que tengo novia”.

En otra ocasión me preguntó: “Oye, ¿a ti como te gustan las mujeres blancas o morenas?” Yo respondí: “¿Y a ti cómo te gustan los hombres?” El supervisor hizo cara de molestia, preocupación y confusión y dijo: “Eh… ¿Crees que me gustan los hombres?” A lo que le contesté: “No sé”. Mi respuesta le sorprendió, y algo molesto se alejó. Lo bueno es que dejó de molestarme con sus comentarios… al menos por un tiempo.

Yo: Me gustó mucho como le respondiste con una pregunta, me hubiera gustado estar ahí para reírme. 

Experiencia 2:

Carlx: Una vez una señora del trabajo, me dijo: “¿Qué te gustan: los  hombres o mujeres?” No le respondí, entonces me preguntó: “¿Vas a bares  gays?” y le conteste: “¿Y  usted?” Sorprendente me respondió que sí, y me contó de sus experiencias en el bar, y de su vida.

En otra ocasión otra señora que es muy vulgar y siempre está molestando, me preguntó: “¿A ti te gusta el pene? A mí se me hace que no” Y simplemente le respondí: “¿Y a usted?”. La señora se quedó sin saber que decir.

Yo: Te dije que era buena idea siempre responder con una pregunta.

Experiencia 3:

Carlx: Una vez en los baños del trabajo una chica que apenas empezaba a laborar en la empresa me dijo: “¿y tú que eres? Porque por tu tono de voz no puedo distinguir si eres hombre o mujer”. Les respondí: “Soy mujer, pero para que me preguntas si estoy en el baño de mujeres”. Tienes que contestarles  con seguridad en ti mismx. Últimamente, les he respondido con una pregunta cómo me dijiste, y me ha funcionado.

Como conclusión a las experiencias narradas por Carlx, puedo decir que, en muchas ocasiones, las personas comunes se sienten con el derecho de cuestionarte, pero se enfadan cuando tú los cuestionas. Me sorprendente como pueden sentirse frágiles y vulnerables cuando simplemente les devuelves la pregunta, por qué sienten que se ve amenazada su preferencia sexual  o identidad de género, pero no son cocientes del daño que pueden hacer a los demás con sus preguntas fuera de lugar en esta sociedad homofóbica en la que vivimos.

Carlx y yo pensamos, que en casos como estos, cuando existe bullying y acoso laboral, primero es buena opción poner una queja en recursos humanos. Sin embargo, es muy riesgoso porque en México no se cumple con  las normas, y sería muy probable que le despidan o que pudiera poner en riesgo su integridad física por la grave homofobia y discriminación que enfrenta nuestro país.

Agresión en el transporte.

autobus

En una ocasión después de una entrevista de trabajo, estaba esperando el camión de colaboradores de la empresa, mientras esperaba, hablaba por teléfono con una hermana, cuando llego el camión, me forme en la fila de las mujeres (porque hacían dos filas, una de hombres y otra de mujeres), fui la última de la fila, entonces cuando intento subir, la persona encargada del transporte me dice: “¡hey fórmate!”, yo le conteste: “soy mujer”.

La reacción que tuvo fue de sorpresa y fuera de sí, y con una risa nerviosa, me dijo: “ay bueno, ¡súbete!” Cuando iba subiendo un “hombre” que estaba al inicio de la fila me dijo: “¡no! ¡no!” y mete su mano, y con su mano me empuja hacia atrás, también dijo algo así como “no antes que yo”,  no recuerdo bien que otras palabras dijo ya que yo estaba hablando por teléfono.

En ese momento me dijo mi hermana “¿qué pasa?” Y le explique lo que había sucedido. Y estaba indignada y enojada al igual que yo.

Después cuando obtuve empleo en otra empresa, sucedía algo parecido, y en una ocasión me abuchearon por subirme antes que las “mujeres” (y eso que llevaba falda), creyeron tal vez que era hombre. Después de un tiempo estas situaciones ya se iban aligerando. En ocasiones hablaba  con alguien que estuviera al lado para que escucharan mi voz de mujer, para que supieran que era “mujer”, y así no me dijeran algo y o agredieran.

En una ocasión un chico me cedió su asiento y su compañero puso una cara de confusión, y le dijo: “¿qué haces?” Y él le contestó: “es una chica”.

Como algo tan simple, subir a un camión, se puede convertir en momentos desagradables, tenía todos los días un poco de miedo a que se presentaran este tipo se situaciones. Después de un tiempo en esa empresa, y en otras, cambiaron esto de hacer dos filas, ahora subir al camión era conforme como  iban llegando, para mí fue un alivio, ya que no podía caber ni en la fila de “mujeres” (porque creían que era hombre, o la mayoría me leía así), ni en la fila de “hombres” ya que me verían raro porque  que  llevaba falda, y además muchos si me leían como mujer y sabían que ese era mi genero asignado.

Tal vez es una de las agresiones físicas más fuertes que he pasado. Por la homofobia, por ignorancia. Y como siempre no me defendí, por miedo, para no ser golpeada, para no llegar a algo más grande.