Reflexión del Día de la Madre

La mayoría de las mamás en México son quienes se encargan de múltiples tareas cuidar, educar a sus hijos o hijas, de su salud, del cuidado de la casa, hacer la comida y proveen todo lo que necesitan.

La gran mayoría de las mamás de niños y niñas Intersex son las que buscan ayuda e investigan sobre la variación intersexual de su hija o hijo. Son ellas las que se encargan de llevar a sus hijas o hijos al doctor, de darles el seguimiento a las citas médicas, ellas son las que llevan la responsabilidad de la toma de decisiones con respecto a lo que concierne a la intersexualidad de su hija o hijo.

La etiqueta de mamá lleva muchas responsabilidades, porque les imponemos que sean perfectas cuando no lo son, no lo fueron y no lo serán. Como cualquier ser humano van a cometer errores.

Hay que liberarlas de tantas responsabilidades, demandas y exigencias de perfección. Solo verlas como son, seres humanos imperfectos, pero que hacen lo mejor que pueden con la información y recursos internos y externos con los que cuentan.

Hay que reconocer y ser agradecidas(os) por todo el tiempo, esfuerzo y energía que nos han dedicado.

Nowaki y el comprador: Experiencias Intersex

Experiencia de Nowaki, redactada por Touya Ruren

¿Alguna vez han conocido a una persona que no tuvo una buena primera impresión de ti? Esto me ha pasado muchas veces, pero en esta ocasión sucedió algo muy inesperado, y que ahora mismo les voy a contar.

Primero les comento: Soy una persona que nació con un cuerpo intersexual, me asignaron mujer al nacer, pero desarrollé algunas características consideradas masculinas como más vello corporal y particularmente barba, vivo en el puerto Petrolero del Estado de Michoacán, en realidad es en un pueblo cercano al puerto, donde la información es escasa y a veces mal empleada.

Hace un tiempo, mi familia decidió poner una tienda de abarrotes y me dejó a cargo. Yo era quien se encargaba de surtir la mercancía, atender a los clientes, llevar a domicilio algunos pedidos con la ayuda de una motocicleta Italika negra prestada por mi hermana, y lo más importante: Cuidar que nadie se robara la mercancía. Solía abrir alrededor de las 7 de la mañana y cerrar a las 11 de la noche, justo para atender los pedidos de cerveza que los jornaleros y señores del pueblo llegaban a pedir. La mayoría de mis clientes eran amas de casa, muy abundantes en esta región tropical, niños bastante traviesos, dispuestos a llevarse cualquier golosina que quisieran cuando yo no estuviera cerca para vigilar.

Entonces, un día cualquiera, uno de esos en los que el calor pregonaba en todo el lugar, me encontraba limpiando los productos que había terminado de surtir (en estos lugares se surten a través de los carros repartidores y es necesario que acomodes la mercancía cargándola, en este tipo de trabajos, mi fuerza era de mucha ayuda). A pesar del trabajo, me puse a pasar el rato viendo Facebook, donde me comunico con mis amigos que viven en otros estados de México, además de ser la única red social que uso.

Hubo varios clientes ese día – los niños pidiendo dulces, las mamás apuradas, jóvenes queriendo comprar cerveza y cigarros – pero hubo uno en particular, que fue el causante de mi relato en esta página de Intersex y Andrógino. A este cliente, lo recuerdo muy bien: Tendría entre 20 y 30 años, complexión robusta (no es de extrañarse, vivimos en México y en un pueblo pesquero), no muy alto, quizá de 1.60 metros, tez morena, cabello negro y ojos cafés. Tomó varios productos de los estantes (despensa básica del mexicano), los colocó en el mostrador donde yo me encontraba. Sacó el dinero de su bolsillo y me observaba con intriga, se tomó un momento para darme el dinero, a lo que yo no le di importancia debido a que no era la primera vez que me pasa algo así – muchas personas me observan con intriga -, en ese momento, yo sólo esperaba a que me pagara para darle su cambio, y al momento de hacerlo, mientras acomodaba la mercancía en la bolsa del cliente, él me preguntó con voz entrecortada:

—Oye, ¿puedo hacer una pregunta? — Se rascó la cabeza al decirme esto. Pensé que era algo referente a algún otro producto, o promoción que hubiera, y respondí – Sí, claro.

— ¿Qué eres? — Preguntó firme.

Me mantuve quieta y respondí lo más tranquila posible.

— ¿A qué te refieres?, ¿Acaso soy un bicho raro o un extraterrestre para que me preguntes algo así? — .

— Sí… es que no sé si eres un chico o una chica— dijo mientras ponía una sonrisa nerviosa.

— ¿Importa? Se llevará los productos, no a mí— Respondí algo divertida.

— Es que, con todo respeto, tu voz es de mujer, pero tu apariencia es de un chico—

Sinceramente no quise responder groseramente, él seguía esperando una respuesta y me parecía algo absurdo responder eso a alguien extraño, pero no dudé más tiempo para terminar con aquella extraña conversación.

— Pues según mis documentos, dicen que soy mujer— dije.

— Pero te sale barba… ¿O te inyectas? — el cliente insistió.

“¿En serio?”, pensé, trataba de no reírme, a él también le salía barba y dudo que se ponga algo, o tal vez sí, y estoy cayendo en el error de juzgar a alguien, aunque para ser sinceros, a estas alturas se piensa en muchas cosas, después de todo, esas preguntas fueron muy tontas. Sin embargo, respondí aún sin perder la calma.

— Yo no me pongo nada, es natural— finalmente respondí de manera tranquila.

— ¡Vaya, tienes más que yo!, jajaja— el cliente comenzó a reírse tranquilamente, como si fuera algo alivianado.

— Exacto, y si descubre cómo, cuando quiera yo le paso un poco de la mía— Solté una carcajada, ya que, para mí, eso era una conversación graciosa.

El cliente se rio mientras tomaba sus bolsas con la mercancía, claro, después de pagarme y de darle su cambio exacto.

— Que bueno que te lo tomes así, eh, mis respetos para ti— Fue lo último que dijo antes de marcharse.

Esto me lleva a una reflexión: No debemos caer ante las provocaciones y, desde luego, no ser groseros con las personas a nuestro alrededor, quizás si esto me hubiera pasado antes de entender mi situación como persona intersexual o incluso en otro momento, me hubiera alterado o dado un bajón emocional al sentirme diferente. Pero ahora no, basta de dejarnos victimizar, aun si otras personas nos quieren ver cómo “diferentes”.

El ejemplo anterior con el cliente, es lo que se le llama ser “asertivos”, esto consiste en no ser agresivos ni pasivos, es incluso tomar con humor las críticas que nos hacen, sentirnos orgullosos de nuestras diferencias y nunca tomar algo como personal, a lo mejor, después de nuestra conversación, ese cliente termine tomando hormonas para ponerse más barbón.. o ¡Quizás hasta me pida un trasplante de barba!, eso no lo sabemos, pero lo que sí, es que no hay que caer en lo mismo de juzgar a quien nos juzga, a lo mejor, puede salir un resultado favorable, ¿y por qué no? Ganar un amigo o un aliado.

Esto es todo por este relato, nos estaremos leyendo en otro.

Otros textos de Nowaki:

De religión e intersexualidad (Brújula Intersexual)

MI HISTORIA INTERSEXUAL: Atrapada en la pubertad (Brújula Intersexual)

Mi hermana es perfecta y también es intersexual

Por Xory

Mi hermana y yo nacimos en una comunidad pequeña del estado de Jalisco, México, donde las normas sociales eran muy sesgadas hacia la religión, y la diversidad se castiga con discriminación y violencia. Nuestra familia es numerosa, de escasos recursos, y con poca o nula educación sexual. Aquí la religión determina la forma de vivir una vida “normal”. Somos 15 hermanas(os), y mi hermana y yo somos de las 3 más jóvenes. Ella es 5 años mayor que yo. Cuando yo aun jugaba, ella ya empezaba a vivir los estragos de “ser diferente”. Recuerdo claramente que cuando yo tenía la edad de 8 años, una vecina me preguntó: “¿Es cierto que tu hermana es hombre?” Yo no supe que decir, no sabía a qué se refería ni porque me decía esto. Aunque para mí, era claro que en nuestra comunidad hablaban mal de ella por ser diferente. Yo no entendía nada, simplemente me molestaba el hecho de que molestaran a mi hermana.

Hermana inter 2
El lugar donde crecimos.

El tiempo pasaba y con ello las críticas hacia mi hermana incrementaban, pero ahora no solo eran críticas de personas fuera de nuestra casa. Cuando había desacuerdos con ella, el resto de mi familia le decía cosas como: “no seas hombrada”, “pareces hombre”, “tienes mucho vello en la cara y cuerpo”, y se las decían como insulto, para hacerla sentir mal. Desafortunadamente yo fui uno de los agresores, solo repetía lo que mi familia hacia, e ignoraba la hermosa diversidad que pueden tener los cuerpos.

Fueron años de discriminación y rechazo familiar y comunitario. Un día decidimos irnos del “rancho” y vivir en un pueblo cercano. Ella iniciaba la edad adulta y yo mi adolescencia. Las cosas no mejoraron mucho, los comentarios y discriminación eran latentes todos los días, pero por lo menos ya teníamos más acceso a otro tipo de información, en el pueblo había una biblioteca y computadoras con internet. Otro motivo por el cual nos fuimos del rancho era porque nuestra familia no quería que siguiéramos estudiando, y nosotras queríamos estudiar la preparatoria.

Aunque en el pueblo las condiciones eran más relajadas por ya no vivir en el entorno familiar que era bastante tóxico, la discriminación y acoso hacia mi hermana no cesó. Fui testigo de aquella desesperación que ella experimentaba al ver que su cuerpo no era como el de una mujer considerada “normal”. Su vello corporal aumentaba con los años, le crecía barba, además no se le desarrollaron mucho los pechos… su apariencia considerada “masculina” era evidente a los ojos de los demás, no podía pasar desapercibida, y eso la ponía en una situación de vulnerabilidad hacia una sociedad tan cuadrada, tan limitante.

También fui testigo de verla llorar con tanto dolor por no poder cambiar nada de lo que le sucedía a su cuerpo, ni las críticas que le hacían, ese dolor que la llevo a confesarme que había pensado en quitarse la vida en varias ocasiones. Yo no sabía qué hacer, me quedaba helada al verle, paralizada. Sabía que no me mentía, que de verdad ya le dolía demasiado para seguir viva. Yo tenía miedo de que algún día ya no la encontrara viva, me daba mucha rabia e impotencia el no poder hacer nada, no sabía cómo ayudarle. Me daban ganas de salir con ella y enfrentar a los agresores, pero me daba cuenta qué eran demasiados. Quería darle palabras de aliento, pero sabía que solo eran palabras que de nada ayudarían a su situación actual.

Así pasaron los años. Debido a la depresión aguda y al estrés, enfermaba frecuentemente, comenzó a tener dolor de espalda y corporal por la constante tensión en la que vivía. Buscó ayuda médica, pero los medicamentos solo le quitaban el dolor temporalmente, y su condición de salud cada vez era más crítica.

También comenzó con tratamientos hormonales, pero en vez de “normalizar” el vello corporal y sus características físicas, solo trajeron efectos secundarios con los que le era difícil lidiar.

De verdad que era desesperante ver lo que le costaba vivir día a día. Las depresiones en verdad que eran muy agudas, pero ella jamás se rindió. Ella seguía trabajando y estudiando. Nos cambiamos a otra ciudad para estudiar la universidad, y como era de esperarse, el acoso continuaba, pero ella ya no era la misma. Tantos años de lucha ya la habían hecho más fuerte, ya le empezaban a importar menos las opiniones de los demás. Empezó a hacer cosas que le apasionaban, y poco a poco la depresión empezaba a disminuir.

Ella termino su carrera y se fue a trabajar a otro estado. Aún seguíamos en comunicación, y aunque aún me preocupaba su estabilidad emocional, sabía que ella jamás se rendiría, que encontraría la forma de vivir tranquila a pesar de tanto acoso e ignorancia social. Después de un tiempo, yo me fui del país, ella seguía su vida en México, pero nos comunicábamos seguido. Siempre fuimos muy unidas y constantemente me preocupaba por lo que le sucedía en su vida, pero sabía que estaría bien.

En una ocasión me comentó: “He buscado mucha información sobre mi situación y encontré que soy una persona ‘intersexual’. Conocí a una chica que me ha orientado y explicado todo y tiene mucho sentido”. Después de esas palabras todo cambio. Me comentaba que había encontrado una página llamada “Brújula intersexual” donde había encontrado más información, que en años los doctores jamás le habían podido proporcionar ni explicar con claridad. Y no solo encontró eso, descubrió que no estaba sola, que había muchas chicas y chicos en la misma situación.

Aún recuerdo esa alegría con la que me decía todo lo que estaba aprendiendo de sí misma y de los demás. Empezó a hablar con personas que entendían su propio lenguaje, me decía: “Ya no tengo que explicar nada, ellos saben de lo que hablo. Incluso bromeamos de todos los duros momentos que hemos pasado y le damos otro significado a nuestras experiencias. ¡Es genial!”. De verdad que me alegro en el alma verle tan contenta, tan libre, y no solo con ánimos de vivir, sino que estaba feliz por ser como es, tan única.

Ser hermana de una persona intersexual, para mí hace reafirmar lo doloroso que es vivir en un mundo de etiquetas, en un mundo de blanco y negro, donde ser único es castigado con el rechazo y violación de los derechos que como humanos deberíamos tener todos.

Al igual que ella, yo no conocía el término “intersexual”, y posiblemente aun ignoro muchas cosas de ello, pero lo que siempre he sabido, es que para mí ello no determina mi cariño y admiración por ella. Le dije en muchas ocasiones que lo esencial es invisible a los ojos.

Yo a ella la admiro y quiero muchísimo. He aprendido demasiado de ella. En varias ocasiones le dije que “es mi guerrera favorita”, que si tuviese que citar a una persona a la cual admiro y que estoy feliz de que exista, por supuesto que sería ella.

No me gustan para nada las etiquetas, pero a veces son necesarias para citar una cuestión en específico. Así que, si tienen la fortuna de ser familiares de una persona intersexual, les invito a que no los maten con el rechazo, les invito a que se informen lo más que puedan, que se abran al mundo de la belleza de la diversidad, que convivan con ellos como lo que son: una persona como cualquier otra, tan única, tan diversa, tan hermosa.

Lo peor que puedes hacer es juzgar a alguien por ser lo que no pidió ser. Vivir es un reto que todos enfrentamos, aunque me atrevo decir que para una persona intersexual en estos tiempos tan sexualizados es 2 o 3 veces más difícil.

Si eres hermana, hermano, mamá o papá de una persona intersexual, tienes que saber que no hay nada anormal en ellxs, lo anormal es querer “normalizarlos”. No te pierdas la gran oportunidad de amarlos y aceptarlos tal y como son, eso es lo único que te toca hacer como familia.

¡No juzgues, infórmate!

Una charla con Carlx (persona intersex y andrógina): Experiencias laborales

Hace tiempo que conozco a Carlx – que también es una persona intersex y con apariencia andrógina -, desde que le conocí me identifique mucho, porque hay situaciones que vivimos que son muy parecidas. Por ejemplo en los trabajos, en los baños públicos, y en general en la vida cotidiana. Cuando nos reunimos, nos gusta platicar y compartir consejos que nos ayuden a saber cómo responder a preguntas incomodas que nos hacen las personas, y para saber cómo llevar las situaciones desagradables de la vida cotidiana, y cómo manejar el enojo que puede surgir cuando nos enfrentamos con estas.

La última vez que platicamos, me contó algunas de las experiencias que vivió últimamente en su trabajo.

Experiencia 1:

** Cabe señalar que Carlx fue asignado mujer al nacer y en su vida cotidiana toma el rol de mujer, aunque debido a sus experiencias cotidianas, actualmente no se identifica ni como hombre ni como mujer.

Carlx: Mi supervisor en el trabajo, siempre da por sentado que soy lesbiana, y siempre busca molestarme y “ponerme en evidencia” con sus comentarios. En una ocasión me dijo: “Me habías dicho que tenías novia”. Y yo le respondí: “Yo nunca te he dicho que tengo novia”.

En otra ocasión me preguntó: “Oye, ¿a ti como te gustan las mujeres blancas o morenas?” Yo respondí: “¿Y a ti cómo te gustan los hombres?” El supervisor hizo cara de molestia, preocupación y confusión y dijo: “Eh… ¿Crees que me gustan los hombres?” A lo que le contesté: “No sé”. Mi respuesta le sorprendió, y algo molesto se alejó. Lo bueno es que dejó de molestarme con sus comentarios… al menos por un tiempo.

Yo: Me gustó mucho como le respondiste con una pregunta, me hubiera gustado estar ahí para reírme. 

Experiencia 2:

Carlx: Una vez una señora del trabajo, me dijo: “¿Qué te gustan: los  hombres o mujeres?” No le respondí, entonces me preguntó: “¿Vas a bares  gays?” y le conteste: “¿Y  usted?” Sorprendente me respondió que sí, y me contó de sus experiencias en el bar, y de su vida.

En otra ocasión otra señora que es muy vulgar y siempre está molestando, me preguntó: “¿A ti te gusta el pene? A mí se me hace que no” Y simplemente le respondí: “¿Y a usted?”. La señora se quedó sin saber que decir.

Yo: Te dije que era buena idea siempre responder con una pregunta.

Experiencia 3:

Carlx: Una vez en los baños del trabajo una chica que apenas empezaba a laborar en la empresa me dijo: “¿y tú que eres? Porque por tu tono de voz no puedo distinguir si eres hombre o mujer”. Les respondí: “Soy mujer, pero para que me preguntas si estoy en el baño de mujeres”. Tienes que contestarles  con seguridad en ti mismx. Últimamente, les he respondido con una pregunta cómo me dijiste, y me ha funcionado.

Como conclusión a las experiencias narradas por Carlx, puedo decir que, en muchas ocasiones, las personas comunes se sienten con el derecho de cuestionarte, pero se enfadan cuando tú los cuestionas. Me sorprendente como pueden sentirse frágiles y vulnerables cuando simplemente les devuelves la pregunta, por qué sienten que se ve amenazada su preferencia sexual  o identidad de género, pero no son cocientes del daño que pueden hacer a los demás con sus preguntas fuera de lugar en esta sociedad homofóbica en la que vivimos.

Carlx y yo pensamos, que en casos como estos, cuando existe bullying y acoso laboral, primero es buena opción poner una queja en recursos humanos. Sin embargo, es muy riesgoso porque en México no se cumple con  las normas, y sería muy probable que le despidan o que pudiera poner en riesgo su integridad física por la grave homofobia y discriminación que enfrenta nuestro país.

Agresiones en los baños

bano-intersex

Hoy fui a un baño público y entré al baño de mujeres, delante de mi iban dos “mujeres” (así entre comillas, porque no me consta que lo fueran).

Al entrar una de ellas se me quedó viendo fijamente y dijo con tono retador:

“¡A dónde vas  a Cagar!”

Me imagino que pensaron que era un hombre en el baño de mujeres, o también puede ser que simplemente se sintieran confundidas respecto a mi género, pero eso no les da derecho a decirme nada.

Ya estoy harta de los comentarios que me hacen cada vez que entro al baño de mujeres. Se me hacen ridículas estas situaciones, y lo peor es que son algo cotidiano. A veces simplemente lo dejo pasar, pero otras veces no estoy de humor para aguantar tanta estupidez.

¿Por qué siempre tienen que estar cuestionando? yo nunca me meto con nadie.

Esta clase de comentarios me parecen agresiones, y sí yo respondiera con la misma actitud, cuestionando su género, seguramente me responderían aun con más agresión. Muchas personas  creen que tienen el derecho de cuestionar el género de los demás. Y dan por hecho que no te vas a defender, si no, por el contrario, no lo harían.

Cisgénero, ¿Quién te da derecho a cuestionarme?

ya

Estando en mi trabajo, en el área  de recepción de un hotel, un automóvil estaba obstruyendo la entrada al estacionamiento. Eran dos personas adultas en el auto. Les dije  muy amablemente que no se podían  estacionar en la entrada. El señor que conducía el auto me dijo que él iba estar ahí, y que se movería de ser necesario.  Así que accedí a que se quedara estacionado.

Después de un rato, me asomé para ver  si seguían ahí. Entonces el señor me llamó  haciendo una  señal con la mano para que acercara, al acercarme, empezó  a hacerme  preguntas:

Señor: ¿Cómo te llamas?

Yo: Mariana.

Señor: Yo soy Francisco.

Yo: Mucho gusto.

Señor: Que raro tu nombre.

Yo: De hecho mi nombre es muy común.

Señor: Sí, es un nombre común. Pero porqué no te pusieron Guadalupe, Patricio, Mario, etc. [En México el nombre de Guadalupe se utiliza tanto para hombres como para mujeres.

A lo que no supe como contestar, y simplemente cambie la plática, además esa respuesta no la esperaba.

Obviamente el señor daba por hecho que yo era hombre, y por eso cuestionaba mi nombre de mujer.

Me sentí incomoda pero no demostré inseguridad, como lo hacía antes en este tipo de situaciones, en las cuales sentía vergüenza, ansiedad y miedo, y no era algo que pudiera que ocultar.

Esta clase de experiencias hacen que me pregunte ¿Porqué las personas se toman el derecho de cuestionar mi género?  Si yo le hubiera cuestionado su género, y le hubiera preguntado: ¿Porqué no se llama usted María o Francisca?, Seguramente se hubiera ofendido y posiblemente su agresión hubiera sido mayor, porque al cuestionarme ya me estaba agrediendo.